Nuestra misión

Formar personas y líderes cristianos, con valores y principios dentro del carisma Marianista, brindando un servicio educativo integral y de calidad,  que contribuya al engrandecimiento del país como civilización del amor, desde el trabajo en equipo, la investigación, la solidaridad y promoviendo la formación en la fe para la justicia y la paz.

Colegio Espíritu Santo - Marianistas / Formando en la Fe

Nuestra visión

El Colegio Espíritu Santo Marianistas ubicado en la ciudad de Girardot, en el año 2018,  se proyecta como una Institución líder en formación integral reflejada en la vivencia de los principios Marianistas, la reflexión académica, la resolución de conflictos, la proyección social, la educación ambiental y las escuelas de formación a nivel cultural, deportivo y humano; destacándose en el ámbito educativo a través de alianzas estratégicas que favorecen una educación de excelencia.

Nuestra historia

Guillermo José Chaminade

El fundador de los marianistas nació en 1761 en Périgueux, cerca de Burdeos (Francia).

Guillermo José pertenecía a una familia numerosa de la pequeña burguesía de la época, con un profundo sentido religioso.

A los diez años ingresa en el colegio –internado de Mussidan, de la institución San Carlos, que dirigía su hermano Juan Bautista, ya sacerdote. Terminado ya sus estudios de Filosofía y Teología regresa a este colegio ya ordenado sacerdote y trabaja como profesor y administrador.

En 1789 estalló la Revolución Francesa. El estado confisca el colegio San Carlos y el P. Chaminade, tras haberse negado a jurar la Constitución Civil del Clero, decide ir a irse a Burdeos donde ejercerá su ministerio sacerdotal en la clandestinidad, poniendo su vida en continuo peligro.

En 1789 fue desterrado y huyó a Zaragoza, donde permaneció durante tres años. Allí, junto a la virgen de pilar, fue madurando su proyecto misionero.

Regreso a Burdeos con la ilusión de de evangelizar la nueva sociedad q surge tras la revolución. Lo primero que hace es convocar a personas de distintas condiciones que quieran reunirse para crecer en la fe y comprometerse con la realidad. Así surge el movimiento de seglares llamado “La congregación”.

Esta congregación fue la base de su incansable actividad evangelizadora. Chaminade es considerado un precursor de la participación activa de los seglares en la vida de la iglesia.

Al estilo de María

El P. Chaminade descubre junto a María la inspiración para su misión.

La figura de María, en su advocación del Pilar, será muy quería por la Familia Marianista y esta la extenderá por el mundo. Aprendemos de María a ser “fuertes en la fe” y comprometernos en la búsqueda del Reino.

Creencias

Desde la adaptación al cambio

Creemos que como Educación Marianista estamos abiertos a los signos de los tiempos para transformar realidades sociales.

Desde una educación para el servicio, la justicia y la paz

Creemos que la Educación Marianista acrecienta valores y espacios constructivos desde el sentido social para la dignidad de las personas.

Desde el espíritu de familia

Creemos que la Institución Educativa forma para la convivencia y la sana relación con el entorno.

Desde una educación integral de calidad

La excelencia académica es un compromiso motivacional desde el amor por parte de todos los miembros de la comunidad educativa.

Desde la formación en la fe

Creemos que la educación es un medio privilegiado para formar en la fe.